Las islas más bellas de Panamá

Las islas más bellas de Panamá

La "Contadora de Perlas"

 Durante más de tres siglos la producción de perlas hizo famoso al istmo panameño. Situada en el litoral del Pacífico, a 20 minutos de vuelo desde la capital, en medio del Golfo de Panamá, la Isla Contadora fue el lugar donde se llevó a cabo el registro y evolución de aquellas nacaradas cuentas tan apreciadas por los colonizadores. Las más de 200 islas que la acompañan –si contamos hasta las más pequeñas– se conocen como el Archipiélago de las Perlas debido al asombro de Vasco Núñez de Balboa ante la riqueza perlífera de sus aguas. De sus profundidades proviene la legendaria Peregrina con forma de lágrima.

isla-contadora-island-panama-beach-playa

"La perla del Caribe"

 Así es como llaman al Archipiélago de Bocas del Toro, extenso conjunto de islas, cayos e islotes situado en la provincia del mismo nombre, en el extremo noroeste panameño. Lugar predilecto de piratas y comerciantes ingleses durante la época colonial, este apartado rincón permaneció escasamente poblado durante años, conservando gracias a ello una belleza paradisíaca. Refugio de muchas especies en graves peligro de extinción, se mantiene libre aún de la implantación de grandes hoteles a pesar de su cercanía con el Caribe costarricense. Aguas cristalinas cuyos reflejos varían entre el verde esmeralda y el azul turquesa, palmeras que dibujan su sombra sobre las blancas arenas de las playas, arrecifes coralinos cuajados de exóticos peces, frondosos montes y selvas tropicales, más la habitual presencia de los simpáticos y juguetones delfines, representan las visiones que mejor definen a estas islas afortunadas.

perla_del_caribe.jpg

Reserva indígena

 Respondiendo igualmente a la mitificada imagen de una suerte de edén privado, el Archipiélago de San Blas se enriquece por su parte con un extraordinario valor añadido: la posibilidad de compartir idílicas vacaciones con los independientes y altivos kunas, una etnia comunal y matriarcal que ha sabido conservar el ritmo de vida prehispánico. El dilatado collar de diminutas islas que se extiende a lo largo del extremo noreste panameño fue declarado Reserva Indígena Kuna Yala en 1957, junto a los 160 kilómetros de franja costera que lo enfrentan.

reserva.jpg

Isla del paraíso

El área territorial marítima de Panamá incluye más de 1.500 islas, muchas de las cuales son hoy fácilmente accesibles al turismo. Destino favorito de los panameños para pasar los fines de semana, Isla Taboga, la más grande del archipiélago Taboga, es conocida como la Isla de las Flores por los jazmines y buganvillas que embellecen su colonial casco viejo. A una hora en ferry desde el puerto de Balboa, ofece bonitas playas, frondosos bosques y fascinantes panorámicas del ajetreado trasiego naval de la Bahía de Panamá o la llegada de los frentes tormentosos que vienen del sur. También en la zona central pero del lado caribeño, y a tan solo 15 kilómetros de Portobelo, Isla Grande –perteneciente a la provincia de Colón– vive de la pesca y el cultivo de cocoteros, lo que la convierte en uno de los mejores lugares donde degustar la rica gastronomía afrocaribeña, que utiliza como ingredientes básicos la leche de coco y el marisco. Otra de las características de los mares panameños es la facilidad con que nos brindan santuarios de la naturaleza a escasas distancias en vuelo o lancha. Como los refugios de vida silvestre de Isla Iguana e Isla Caña de la provincia meridional de Los Santos, en el Pacífico. Mientras la primera, protegida por arrecifes de coral, nos permite avistar ballenas entre junio y noviembre, la segunda nos sorprenderá desde finales de agosto hasta noviembre con las miles de tortugas marinas que acuden a desovar a sus playas

taboga1.png.jpg

Etiquetas
Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Comentarios en Facebook
0 votos
Autor
07.01.2014 21:46 (07.01.2014)
852 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Recomiendalo